El 16% de las personas atendidas en Càritas tiene un trabajo precario

Publicat per en juny 16, 2017 dins Actualitat | 0 comments

EN BARCELONA

  • La organización alerta de que la pobreza no es “un problema coyuntural sino estructural”

bisbe

Fotografía de archivo del arzobispo de Barcelona, Juan José Omella (Marta PÉrez / EFE)

EFE, Barcelona

LA VANGUARDIA. 15/06/2017

Las personas atendidas por Càritas Diocesana de Barcelona han aumentado un 6 % en los cinco primeros meses del 2017 respecto al 2016, debido a que más personas de países en situación de conflicto acuden a la asociación y a que “se consolida la precariedad” en el mundo laboral.

El director de Càritas, Salvador Busquets, ha ofrecido estos datos hoy en la sede de la organización en la capital catalana, acompañado por el arzobispo de Barcelona Joan Josep Omella.

“No estamos ante un problema coyuntural sino estructural”, ha asegurado Busquets, que ha valorado que “no se está haciendo lo necesario” para solucionarlo.

El arzobispo Omella ha reconocido que “cuanto mayor era la crisis, mayor ha sido la solidaridad”, y ha preguntado a la “sociedad catalana: ¿qué hacemos? ¿No deberíamos ser un poco más solidarios?”.

La adjunta a la Acción Social de Cáritas, MercèDarnell, ha afirmado que en 2016 “se ha consolidado el perfil del trabajador pobre”, puesto que el 16 %de las personas atendidas a lo largo del año tenía trabajo pero losingresos “seguían siendo insuficientes” y “no garantizaban salir de la pobreza”.

Las personas atendidas por Càritas Diocesana de Barcelona han aumentado un 6 % en los cinco primeros meses del 2017

Darnell también ha destacado que las personas solas inmigrantes han aumentado, ya que los extranjeros suponen el 55 % de las personas atendidas por Càritas, mayoritariamente de países de América Latina, de las cuales 1.310 proceden de países en situación de conflicto.

La memoria, bajo el título “Atrapados en la precariedad”, ha constatado que en 2016 la entidad atendió a un 6 % de personas menos que en 2015, un total de 22.435, aunque Busquets augura que la cifra anual volverá a niveles del 2015 a finales de este año.

Càritas también ha constatado que un 45 % de las personas atendidas el año pasado no tenía una vivienda digna, sino que vivían acogidas por familias o entidades sociales, en habitaciones realquiladas o en casas ocupadas.

Por otro lado, la entidad ha contabilizado que, en los primeros meses del 2017, un 23 % de las personas atendidas trabajan en economía sumergida, “unas 5 o 6 horas al día sin contrato”, una tendencia nueva, según Darnell.

Busquets ha pedido en nombre de Càritas que se implemente la Renta Garantizada Ciudadana en el “calendario acordado”, además de insistir en que las rentas de trabajo inferiores a la Garantizada se compatibilicen, un punto al que el Govern no se ha comprometido.

También ha reclamado un parque de vivienda social que dé “estabilidad” a las personas en situación de vulnerabilidad”. Además, Busquets ha subrayado la necesidad de “trabajo digno” para las personas, y ha opinado que “no es verdad que las ayudas desincentiven la búsqueda de trabajo”.

Por último, Càritas también ha reclamado a las autoridades la protección de personas migradas y refugiadas, que se pongan en marcha corredores humanitarios y se mejore el sistema de acogida.

En 2016, la entidad prestó un 4,2 % más de servicios e incrementó su Servicio de Ayudas Económicas, que sirven para procurar alimentos, alquiler, transporte, etc, en un 7 %.

Busquets ha asegurado que “superar la crisis económica no quiere decir superar la crisis social”, y ha señalado que la crisis se ha “distribuido de manera poco equitativa”, ya que “los pobres la han sufrido con más intensidad”.

Las personas solas inmigrantes han aumentado y los extranjeros suponen el 55 % de las personas atendidas por Càritas

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.