HOY

Publicat per en gen. 3, 2018 dins Altres, José A. Pagola | 0 comments

Santa María, Madre de Dios – B (Lucas 2,16-21) Evangelio del 01 / Ene / 2017

Publicado por Coordinador – Mario González Jurado

pagola

Lucas concluyesu relato del nacimiento de Jesús indicando a los lectores que «María guardabatodasestascosas y las meditaba en sucorazón». No conserva lo sucedido como un recuerdo del pasado, sino como una experiencia que actualizará y revivirá a lo largo de su vida.

No es una observacióngratuita. María es modelo de fe. Según este evangelista, creer en Jesús Salvador no es recordar acontecimientos de otrostiempos, sino experimentar hoysufuerza salvadora, capaz de hacermás humana nuestra vida.

Por eso Lucas utiliza un recursoliterariomuy original. Jesús no pertenece al pasado. Intencionadamente va repitiendo que la salvación de Jesús resucitado se nos estáofreciendohoy,ahoramismo, siempre que nos encontramos con él. Veamosalgunosejemplos.

Así se nos anuncia el nacimiento de Jesús: «Os ha nacidohoy, en la ciudad de David, un Salvador». Hoypuedenacer Jesús para nosotros. Hoypuede entrar en nuestra vida y cambiarla para siempre. Ahoramismopodemosnacer con él a una existencianueva.

En una aldea de Galilea traenante Jesús a un paralítico. Jesús se conmueve al verlobloqueado por supecado y lo sana ofreciéndole el perdón: «Tus pecadosquedanperdonados». La gente reacciona alabando a Dios: «Hoy hemos vistocosas admirables». Tambiénnosotrospodemos experimentar hoy el perdón, la paz de Dios y la alegría interior si nos dejamos sanar por Jesús.

En la ciudad de Jericó, Jesús se aloja en casa de Zaqueo, rico y poderosorecaudador de impuestos. El encuentro con Jesús lo transforma: devolverá lo robado a tanta gente y compartirásusbienes con los pobres. Jesús ledice: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa». Si dejamos entrar a Jesús en nuestra vida, hoymismopodemosempezar una vida más digna, fraterna y solidaria.

Jesús estáagonizando en la cruz en medio de dos malhechores. Uno de ellos se confía a Jesús: «Acuérdate de mícuandoestés en tu reino». Jesús reacciona inmediatamente: «Hoyestarásconmigo en el paraíso». También el día de nuestramuerteserá un día de salvación. Por finescucharemos de Jesús esaspalabras tan esperadas: «Descansa, confía en mí, hoyestarásconmigo para siempre».

Hoycomenzamos un añonuevo. Pero ¿quépuede ser para nosotrosalgorealmentenuevo y bueno? ¿Quiénharánacer en nosotros una alegríanueva? ¿Quépsicólogo nos enseñará a ser máshumanos? De pocosirven los buenosdeseos. Lo decisivo es estar másatentos a lo bueno que Jesús despierta en nosotros. La salvación se nos ofrece cada día. No hay que esperar a nada. Hoymismopuede ser para mí un día de salvación.

José Antonio Pagola

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.